top of page

David Trumbull: Un ilustrado misionero protestante en el Chile del siglo XIX

El problema de los cambios que va presentando la sociedad chilena en el siglo XIX desde una perspectiva histórica, sugiere transformaciones que van consolidando paulatinamente principios de laicidad y libertad. La historiografía chilena está claramente marcada en este siglo por logros del liberalismo político, así reflexiona Andrés Estefane diciendo: “Con esto se indica que la superación de la condición colonial fue una experiencia central para comprender bajo qué términos se comenzó a conjugar aquí, y en todo el continente, el lenguaje de las libertades” (Andrés Estefane, Cuando íbamos a ser libres. Documentos sobre las libertades y el liberalismo en Chile (1811-1933), 1° Edición Castellano (Santiago de Chile: Fondo de Cultura Económica, 2021), 13). Será sobre dicho escenario que las libertades religiosas encuentren bajo una concepción protestante; nuevas propuestas hacia el espacio público chileno. Las transiciones en la vida social, política y educativa hilvanaron paulatinamente un nuevo contexto sobre el siglo XIX.

 

Durante este siglo la religión del Estado de Chile era la católica, apostólica y romana con exclusión del ejercicio público de cualquier otra. La Dra. Sol Serrano, señala algunas palabras sobre el ambiente religioso de esta época: “el país era esencial y profundamente católico y aquella uniformidad era garantía del orden social” (Sol Serrano, ¿Qué hacer con Dios en la República? Política y Secularización en Chile (1845-1885), 1° Edición Castellano (Santiago de Chile: Fondo de Cultura Económica, 2017), 187), por consecuencia, la situación radicaba en problemas de libertades públicas y religiosas que, hacía de las aclamadas ideas protestantes y liberales, claras interpelaciones a la relación permanente entre Iglesia-Estado. Todos estos antecedentes hicieron que la sociedad chilena del siglo XIX empezara paulatinamente a consolidar los cambios y principios católicos en el espacio público, donde la educación, irrefutablemente estaba fundamentada bajo una concepción católica. Pero, el mundo protestante norteamericano irrumpirá Chile durante el siglo XIX con misioneros enviados para difundir, entre otras cosas, un sistema educativo basado en la cosmovisión liberal, laica y religiosa; proceso que abre espacio a un nuevo modelo socioeducativo extranjero en tierras chilenas. Es importante aseverar para efectos historiográficos que, la búsqueda por nuevos horizontes económicos y mercantiles también encuentra en el territorio nacional atractivos mercados con relación al mundo migrante.




 

Fue en este Chile, marcado por diversos procesos de cambios políticos y sociales que David Trumbull construyó su misión y aportes respectivos. Una figura protestante y estadounidense de tradición presbiteriana que llegaría a Chile durante el siglo XIX como representante de la Sociedad Bíblica Americana. El Dr. Trumbull, arribaría al territorio como misionero y capellán naval, ciudad de Valparaíso 1845. Por último, hay que destacar el gran compromiso que traía el masón Trumbull con la educación por medio del credo protestante. Nuestra tierra chilena sería testigo ocular de los diversos actores sociales protestantes que acudieron a territorios de América Latina progresivamente. Uno de los autores claves en la vida, obra y pensamiento de David Trumbull fue Irven Paul, quien explora los efectos del Protestantismo indiscutidamente. Este sugiere lo siguiente: “En este contexto David Trumbull aparece como un agente catalizador de las tensiones creativas entre las ideologías y prácticas de católico-romanos y protestantes, y entre los genios latinoamericano y anglosajón” (Irven Paul, Un reformador yanqui en Chile, vida y obra de David Trumbull, 1° Edición Castellano (Santiago de Chile: IPCH, 1995), prefacio). La panorámica que construye el autor enarbola un análisis de corte bibliográfico, más aún, tensionado por ideas y aproximaciones con fuerte énfasis dogmático, entre paréntesis, una examinación del pensamiento religioso propio de la confesión reformada y migrante en territorio chileno. También, encontramos en el trabajo de la Dra. Sol Serrano algunas problematizaciones sobre la temática en cuestión, por ejemplo, la incidencia de David Trumbull en la propagación de la liturgia protestante en pleno conflicto clerical chileno. “Es probable que la llegada a Chile del joven misionero norteamericano David Trumbull, presbiteriano formado en Yale y Princeton, enviado a Valparaíso en 1845 por la Foreign Evangelical Society haya sido un punto de inflexión. Trumbull era además masón y estaba dispuesto a pelear por un lugar más seguro y digno para su culto que la imprenta de El Mercurio, donde celebró su primer oficio, sin duda, estaba dispuesto a la batalla de las ideas: fundó el periódico The Neighbour, la Valparaiso Biblical Society, colegios para hombres y mujeres, y entró en polémicas públicas con el gobernador eclesiástico Mariano Casanova. En 1854 inició las gestiones para construir un templo” (Serrano, ¿Qué hacer con Dios en la República? Política y Secularización en Chile (1845-1885), 185)).

 

En síntesis, el Chile del siglo XIX tuvo a un ilustrado protestante norteamericano que desarrollaría grandes transformaciones en el ámbito de lo público y privado a partir de una cosmovisión cristiana, incluso, llegando a incidir en la “dialéctica” de la conformación de constituciones para Chile posterior a su independencia. Tal vez, estamos frente a un agente de cambios, a una figura que marcó y sigue marcando “pautas” para la construcción del cristianismo occidental en pleno siglo XXI, uno que propició los primeros pasos por construir tolerancia religiosa en el espacio público chileno.


 

Benjamín Escobedo (Teólogo e Investigador de Historia), escritor para Latinoamérica (Monte Alto Editorial), doctorando en Historia (Universidad San Sebastián), columnista de Prensa Escrita (Chile).

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page