top of page

Reseña: Mujer Atípica

Puse los ojos en blanco. ¿Por qué el paquete de tres leggings comprado para mi hija tenía que tener un par con la leyenda "Girl Power" estampada repetidamente? Daba igual, los guardaba en el cajón junto a la camiseta "Valiente, audaz, fuerte" de su hermana.


Las camisetas y los leggings no son los únicos artículos estampados con "girl power". Como mujer con cuatro hijas, me siento acosada por los vendedores de este mensaje. Sinceramente, me transmite lo contrario de empoderamiento. Me hace sentir como si las mujeres fueran el último niño en terminar la carrera, el niño por el que todo el mundo se siente obligado a animar más fuerte: "¡Buen trabajo, Susie, lo has conseguido!".


RESUMEN

No sé qué opina Abigail Dodds de los mensajes de "empoderamiento" en la ropa. Pero su nuevo libro, Mujer Atípica, es un mensaje sustancial y real de empoderamiento para las mujeres.


Este libro anima a las mujeres cristianas a vivir con confianza y en plenitud como seguidoras de Cristo de dos maneras principales. En primer lugar, Dodds anima a sus lectoras a rechazar una "concepción estrecha de la feminidad". Escribe: "Cuando hacemos de las partes distintivas de la feminidad la totalidad de ella, nos limitamos innecesariamente a nuestras diferencias [y] atrofiamos innecesariamente nuestra expresión de feminidad".


En segundo lugar, Dodds anima a sus lectoras a rechazar la feminidad entendida o expresada de forma individualista aparte de Cristo y su Iglesia. En su lugar, insta a las mujeres a pensar en sí mismas como escondidas en Cristo y unidas a otros creyentes "creciendo juntos, en Cristo". Su énfasis en la feminidad vivida en la iglesia local es bíblico y evita el formulismo.


Dodds desarrolla este mensaje de dos partes en tres secciones. En la primera, sienta las bases filosóficas de la feminidad cristiana. La segunda sección aplica esa base a las estaciones específicas de la vida. La sección final explora la verdad para nuestras vidas en todas las etapas.


A lo largo del libro, Dodds subraya la naturaleza integral de la feminidad. No se limita a lo que es exclusivamente femenino en la mujer. Es todo nuestro ser-mente, cuerpo y alma-todo lo que hacemos lo hacemos como mujeres, desde acarrear maleza hasta hornear pan. "Nuestras actitudes y comportamientos indican ante quién nos inclinamos, no lo que somos". Del mismo modo, toda la Palabra de Dios está dirigida a las mujeres, no sólo las secciones que se centran específicamente en la feminidad bíblica. Así que no hay razón para no ser estudiante de toda la Escritura.


Este argumento incluye una importante advertencia que Dodds ilustra con una de sus mejores analogías. Si alguien escribiera una carta a tu familia pero hubiera una parte en la que te mencionara por tu nombre, prestarías especial atención a esa parte de la carta. Así es como debemos ver los pasajes que se dirigen a las mujeres. Aunque señala que nuestros rasgos distintivos no constituyen la totalidad de nuestra feminidad, los celebra. Tiene claro que ser "ayudante, esposa y madre... enseñar y formar a las mujeres... dar prioridad al hogar" es bueno. Cuando vivimos esta feminidad cristiana plena, diferente de la feminidad del mundo, ¡tenemos más, no menos!


La siguiente sección del libro considera cuestiones prácticas en los diversos contextos en los que se encuentran las mujeres cristianas. En la soltería, el matrimonio, la maternidad, el trabajo y el discipulado, Dodds exhorta a las mujeres a buscar en Cristo su realización, guía y modelo de sumisión, apoyándose unas en otras en el cuerpo de Cristo. Ciñéndose al carácter "Atípico" de su título, aborda cómo las mujeres sin hijos pueden y deben ser madres, cómo las solteras pueden instruir a las casadas sobre cómo ser esposas. Al fin y al cabo, todos somos estudiantes de la Palabra, ¿no? Por lo demás, los desempleados ayudan a los empleados a reflexionar sobre cómo trabajar bien y honrar a Dios en su carrera. Lo más destacado de esta sección viene en una sola pregunta: "¿Estoy obedeciendo fielmente a Dios como hijo suyo al satisfacer las necesidades genuinas de los demás, o estoy persiguiendo la autorrealización, la realización personal o la ambición egoísta aparte de Él?". ¡Una pregunta atípica que pone patas arriba los valores del mundo!


La tercera y última sección del libro considera verdades sobre la vida de toda mujer cristiana: débil y fuerte, libre y finita, pero al servicio de un Salvador infinito. En la parte dedicada a la libertad, la autora señala una ironía hipócrita. Las mujeres a veces se resisten a someterse a la autoridad en el hogar y en la iglesia. Pero nos encanta someternos a las autoridades mundanas y vivir según normas estrictas y farisaicas cuando se trata de llevar ropa incómoda, limpiar nuestras casas sólo con determinados productos, seguir las dietas más estrictas, mantener los regímenes de ejercicio más extenuantes o adherirnos a pesados "libros de normas" de maternidad. Ninguna de estas cosas está mal per se, pero "está mal hacerlas porque confías más en el mundo (o en ti misma) que en Cristo". Sigo haciéndome una pregunta importante después de terminar este libro: ¿A qué me estoy sometiendo y por qué?




CONCLUSIÓN


Mujer Atípica no es un tratamiento sistemático de la feminidad bíblica. Dodds no dedica mucho tiempo a defender sus posiciones particulares con una exégesis cuidadosa. En su lugar, ofrece a las mujeres autoidentificadas como complementarias una mirada fresca sobre cómo seguir a Cristo a la luz de su teología. Esto no es una crítica. En cambio, este libro sería una gran selección para un grupo de mujeres, especialmente porque la autora incluye preguntas de discusión al final de cada capítulo.


Este libro va en contra de nuestra cultura egocéntrica de "las chicas dirigen el mundo". Dodds ofrece una reflexión tras otra, y la misión general de su libro suena oportuna y verdadera. El hogar, la iglesia y el mundo necesitan madres, hermanas, hijas, tías y abuelas que las lleven a Cristo. Qué privilegio estar en esa misión, no sólo como ser humano, sino como mujer. Creo que esa es la razón por la que escribió este libro, y ese es un mensaje que vale la pena estampar en algunos leggings.


Reseña tomado con permiso de 9Marks.com

 

Escrito por Chesed Broggi. Chesed reside en Cheverly, Maryland, con su marido y sus cuatro hijas. Es miembro de la Iglesia Bautista de Cheverly.


71 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page