El Reino de Dios: el bien supremo

Feed_MontealtoMesa de trabajo 1.jpg
Feed_MontealtoMesa de trabajo 1_5.jpg
Feed_MontealtoMesa de trabajo 1_1.jpg
Llena el formulario y recibe el libro gratis en tu correo
No olvides revisar tu bandeja de entrada y spam

¡Gracias por tu mensaje!

DESCRIPCIÓN

Dios ama a su Iglesia. A tal punto Dios ama a su pueblo, que envió a su Hijo a vivir, morir y resucitar por su novia. Y no sólo eso, sino que también envió a su Espíritu Santo para aplicar todas las bendiciones del pacto que se encuentran en el libro del pacto, la Biblia.

 

Es el Espíritu Santo, aquel que infaliblemente inspiró las Santas Escrituras, quien aplica a lo más profundo de nuestro corazón la realidad del pacto de gracia. Ese pacto expresa la potente y dulce voz del Dios trino que dice: «Yo soy vuestro Dios, y ustedes son mi pueblo». En base a ese determinado tipo de relación, los creyentes pueden decir, «Dios, y solamente Dios, es el bien supremo del hombre».

*Tomado del prólogo por Israel Guerrero.

"La teología de Herman Bavinck ha sido la fuente de pensamiento Reformado por más de un siglo."

 

JOHN FRAME 
Profesor emérito de Teología y Filosofía en Reformed Theological Seminary

1635.png

ENCUÉNTRALO DISPONIBLE EN:

1024px-Amazon_.png