Por qué los pastores se deben involucrar con Herman Bavinck

No es raro que me pregunten sobre mi fascinación por Herman Bavinck. Tal vez sea la ocurrencia común de incluir su nombre en mis conferencias de teología. O tal vez (más probablemente) sea por mi taza de café favorita (una que diseñé sin vergüenza para mí). Sin embargo, no recuerdo quién me señaló por primera vez las obras de Bavinck. Estaba escéptico de tener que agregar otro teólogo reformado a mi biblioteca. Estaba aún menos convencido de que alguna vez desplazaría a mis héroes-autores teológicos de confianza. Así que entré lentamente, comenzando con la notable versión resumida de un volumen de John Bolt de la obra maestra de cuatro volúmenes de Bavinck.


Me enganché. Todavía recuerdo haber leído (¡y subrayado!) La convincente invitación de Bavinck a estudiar las Escrituras: “No se nos ha dado simplemente repetir como loros sus palabras y frases exactas, sino para que, a partir de todo el organismo de las Escrituras, como niños libres y reflexivos, piensa los pensamientos de Dios después de él. Esta es una tarea exigente que ninguna persona puede hacer sola". Esas líneas todavía me cautivan y me motivan a estudiar bien teología.


Mientras seguía leyendo, quedó claro que había encontrado un nuevo héroe teológico. No es que estuviera descubriendo nuevas ideas. De hecho, gran parte del contenido es teología reformada sólida y directa. Pero hay un matiz hermoso y convincente en las obras de Bavinck que continúa fascinándome y enseñándome. Su voz, entonces, es de importancia para los pastores menos por cualquier contenido teológico novedoso y más por su habilidad incomparable de usar la teología para inspirar adoración y mostrarnos cómo deberíamos vivir como resultado. Todavía me considero un "novato" en Bavinck. Pero aquí están algunos de los aspectos de su trabajo que creo que deberían atraer a pastores-teólogos.


Teología saturada de reverencia


Hay un asombro y una admiración conspicuos por Dios que se transmite en cada página. A menudo recuerda al lector que el estudio de la teología debe emprenderse doxológicamente. “Desde el comienzo de sus labores la teología dogmática está envuelta en misterio; está ante Dios el incomprensible. Este conocimiento conduce a la adoración y la exaltación; conocer a Dios es vivir ”. Leer a Bavinck agita la mente, pero también despierta los afectos.


Cuando comencé a viajar a través de la teología de Bavinck propiamente dicha, me disgustó darme cuenta de que ya lo había leído aquí. La bombilla se prendió y fui a mi biblioteca para bajar mi gastado volumen azul marino, La Doctrina de Dios [1] . ¿Cómo pude haber olvidado que este magnífico volumen fue escrito por Bavinck. Fue como redescubrir a un viejo amigo.


Los subrayados y las notas resaltaron la misma reverencia y adoración que estaba descubriendo en los volúmenes más grandes. Por ejemplo, Bavinck escribe que en el Nuevo Testamento el nombre "Padre" se convierte en el nombre común con el que se dirige a Dios. “Este nombre es la más alta revelación de Dios, Dios no es solo el Creador, el Todopoderoso, el Fiel, el Rey y Señor; él es también el Padre de su pueblo”. Hay una calidez y una vitalidad espiritual apropiadas en el corazón de este teólogo holandés.


La teología inseparablemente tejida con la ética


En sus Prolegómenos, Bavinck deja en claro que la teología y la ética están indisolublemente unidas. “Las dos disciplinas, lejos de enfrentarse como dos entidades independientes, juntas forman un solo sistema, son miembros relacionados de un solo organismo”. Este es un marco fundamental que emergerá continuamente a través del trabajo de Bavinck. Lo que creemos afecta la forma en que vivimos.


Bavinck quiere que el lector se transforme al contemplar la teología. Esa transformación espiritual debe ser evidente para todos y la nueva vida moral que emerge debe influir y "remodelar la vida natural y moral en toda su profundidad y alcance de acuerdo con las leyes de Dios". En su sección sobre “El poder espiritual de la Iglesia”, Bavinck afirma: “A causa de [Cristo], todos los que creen en él irradian una influencia renovadora y santificadora sobre la familia, la sociedad, el estado, el trabajo, los negocios, el arte, la ciencia, etc. adelante."


Quizás sea aquí donde la influencia mutua de Bavinck y Abraham Kuyper sea más manifiesta. Como contemporáneos, colegas y amigos, estos dos hombres muestran una colaboración diferida, dependiente y colegiada en el ministerio del evangelio que, lamentablemente, a menudo falta en la iglesia cristiana de hoy. Es difícil analizar qué estudioso influyó más en el otro. Juntos con una sola voz, estos hombres llamaron a la iglesia holandesa de principios del siglo XX y ahora a nosotros en el siglo XXI a despertar de la polvorienta y muerta ortodoxia a una fe viva que ve el glorioso señorío de Jesucristo impregnando cada esfera de la vida.


Teología para este momento


Bavinck escribió a personas reales en tiempo y espacio real (que para Bavinck fue a finales del siglo XIX y principios del XX en los Países Bajos). Nada es abstracto para Bavinck. Era consciente del estado de la iglesia holandesa, la cultura europea en la que vivía, los vientos filosóficos en contra que lo rodeaban, las escaramuzas teológicas que enfrentaba la iglesia y, admirablemente, los nobles hombros sobre los que se encontraba. A lo largo de su Dogmática [2], Bavinck interactúa astutamente con filósofos antiguos, eruditos católicos romanos, eruditos históricos no reformados, con tanta fluidez como lo hace con las voces variantes de sus contemporáneos.


Los Países Bajos de la época de Bavinck, aunque ricos en la tradición reformada, se habían vuelto impotentes y susceptibles a los puntos de vista contemporáneos de la revelación que erosionaron la comprensión histórica reformada de la Biblia. Bavinck se destaca en su extensa sección sobre la Revelación (incluida su sección de lectura obligada sobre la inspiración de las Escrituras). El lector percibe que Bavinck está sacando audazmente su espada de la vaina cuando afirma que “prevalece una inmensa confusión en los esfuerzos por determinar la esencia y los conceptos de la revelación. Esta confusión surge en gran parte del hecho de que hay teólogos que aún continúan hablando de la revelación, aunque en virtud de su principio y posición han perdido el derecho a hacerlo ”.


Bavinck se destaca como un hombre de su época y los pastores-teólogos deberían emular su ejemplo. Al igual que Bavinck, se nos ha dado una mayordomía específica para este momento y lugar en particular. No debemos hablar “en general” sino al mundo en el que nos encontramos. Dios ha determinado nuestros tiempos señalados y los límites en los que vivimos (Hechos 17:26). Leer los tiempos, la cultura y la cosmovisión imperante de nuestros vecinos nos permitirá hablar la espiritual y poderosa palabra de Dios con precisión y valentía.


No hay escasez de libros que los pastores "deben leer" en estos días. Estoy tan atrasado en mis lecturas como la mayoría de los pastores. Tampoco hay escasez de voces teológicas reformadas para seguir. Pero con su tratamiento gloriosamente reverencial de la teología, la fuerza gravitacional necesaria y convincente de la ética que impregna cada página, y la conciencia continua de los portadores de imágenes de carne y hueso muy reales a quienes está escribiendo, les recomiendo a mis compañeros pastores, mi nuevo héroe teológico, Herman Bavinck.


[1] Doctrine Of God por Herman Bavinck, traducido por William Hendriksen y publicado por Wm B Eerdsmans Publishing Compaby en 1951.


[2] El primer volumen en español estará disponible en el 2022.


* Articulo originalmente publicado en Credgo Magazine. Traducido y editado con permiso.

Jeff Dodge (PhD, Midwestern Baptist Theological Seminary) es el pastor de enseñanza en Veritas Church en Iowa City, Iowa y es el fundador y director de Salt Network School of Theology.

183 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo