top of page

Inmutabilidad y ministerio pastoral




La doctrina de la inmutabilidad divina, como todos los atributos incomunicables, es muy susceptible de evaporarse en las brumas de la abstracción. De ahí, pasa a vagar en especulaciones sin rumbo buscando descanso, sin encontrarlo. Los reformadores magisteriales desconfiaban especialmente de tal especulación sin domicilio evidente en las Escrituras. He leído, aunque no recuerdo dónde (escríbeme si lo sabes), que el pasaje favorito de Calvino era Deuteronomio 29:29, "Las cosas secretas pertenecen al Señor o Dios, pero las reveladas nos pertenecen a nosotros... para que cumplamos todas las palabras de esta ley". Si no era su favorito, parece un manifiesto adecuado de las prioridades teológicas de Calvino, sobre todo para los puritanos que insistían en el "uso" práctico de la doctrina.


Sin duda, incluso la doctrina en su estado gaseoso tiene sus "usos". Tiene lugar en el ciclo del tiempo del culto, un ciclo que Dios mismo pone en marcha con invitaciones y vislumbres de su gloria. Es un ciclo que se eleva con asombro, y luego retrocede intelectualmente repelido y espiritualmente humillado por la majestad de Dios. Con David, al final debemos confesar: "No me ocupo de cosas demasiado grandes y maravillosas para mí". Como Moisés en su encuentro del eclipse solar con la gloria de Dios, todo lo que podemos hacer es "inclinarnos hasta el suelo y adorar".


No podemos permanecer en el éter luminoso de la infinita abundancia de Dios, pero no necesitamos hacerlo porque en la revelación de Jesucristo se complace en habitar toda la plenitud de Dios. Cuando nadie podía ver a Dios y vivir, el Hijo encarnado dio a conocer a Dios. Cristo concreta todas las abstracciones teológicas; devuelve a casa todas las especulaciones pródigas. Y eso incluye la doctrina de la inmutabilidad divina que, como sus hermanos incomunicables, es propensa a divagar.


Para que esta doctrina alta y elevada tenga algún impacto vivificador en nuestras luchas y alegrías cotidianas, debe transponerse a través de las palabras de Cristo y metabolizarse en la obra de Cristo. ¿Qué aspecto tiene esta doctrina cuando se condensa en un estado sólido? ¿Cuándo empieza a adoptar una forma y un rostro reconocibles? Creo que se parece a Hebreos 13:8: "Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre".


Hebreos 13:8 es una afirmación notablemente concisa, un grito de guerra adecuado para cualquier contingencia presente, cualquier arrepentimiento pasado, cualquier aprehensión futura. Es especialmente notable en el contexto del párrafo y la carta en que se encuentra. Viene al final de una lista de exhortaciones pastorales y de buena vecindad que comienzan con la exhortación general "que continúe el amor fraternal" y siguen con la hospitalidad, las visitas, la empatía, el compromiso matrimonial, la satisfacción económica y el respeto.


La inmutabilidad de Cristo


Lo que se desprende de los ocho primeros versículos es que todos estos tipos de aplicación de "la goma llega a la carretera" están arraigados en el lema del v. 8. De lo contrario, ¿por qué lanzaría el autor esta declaración cristológica en medio de todas estas instrucciones éticas? De lo contrario, ¿por qué iba el autor a lanzar esta declaración cristológica en medio de todas estas instrucciones éticas? Pero, ¿cuál es exactamente la relación?


La conexión, creo, no es con la inmutabilidad metafísica de la naturaleza de Cristo, sino con la inmutabilidad encarnada de la voluntad de Cristo. Cristo fue inquebrantable en su compromiso de obedecer a su Padre y servir a sus hermanos. Por eso, "continúe el amor fraterno". Se podrían contemplar todas las exhortaciones del v. 1-7 a través de la lente del compromiso fiel y coherente a pesar de los inconvenientes y la tentación de los atajos. La exhortación final del v. 7 nos anima a seguir el estilo de vida coherente de quienes han perseverado y corrido bien su carrera. Pero, por supuesto, el modelo supremo de esa carrera bien llevada es Jesús mismo, el "autor y consumador de nuestra fe".


Ya hemos hecho algunos guiños a los temas más amplios de Hebreos. Para cimentar aún más la relación forjada en el cap. 13 entre ministerio e inmutabilidad, debemos prestar toda nuestra atención a esos temas más amplios. De un modo u otro, la resolución inmutable de Cristo impulsa el argumento del libro. Algunos puntos destacados son 5:8-9, "aunque siendo Hijo aprendió la obediencia por lo que padeció, siendo hecho perfecto". La idea que subyace a este lenguaje más bien chocante es la resolución inconquistable de Cristo de superar toda oposición, toda tribulación, para demostrar lo que ya era: digno y capaz de salvar a su pueblo hasta el extremo.


Es la voluntad inquebrantable de Cristo lo que el autor presenta para distinguir la eficacia de la cruz del Nuevo Testamento de la ineficacia del altar del Antiguo Testamento (10:8-9). Su decisión de amar a Dios y al prójimo se mantuvo firme incluso cuando cayó bajo la ira de Dios y el odio del mundo. Cristo siguió siendo el mismo cuando todo a su alrededor gritaba: "¡Cede! ¡Cede! Aléjate".


¿Se vuelve previsible tanta constancia? ¿Es aburrida una vida de compromiso y carácter sin concesiones? Difícilmente. La inmutabilidad de Cristo se tradujo en su firmeza ante cualquier desafío y cualquier pecado en forma de tentación interna o presión externa. Un tema que aparece en Hebreos como en ningún otro lugar es el de la impecabilidad de Cristo. La doctrina de la impecabilidad de Cristo es en realidad un remake de la de la inmutabilidad. Lejos de ser, como a menudo se hace, una doctrina que exime a Cristo del combate con el pecado, es precisamente lo que hace a Cristo excepcional como nuestro salvador. Significa que Cristo se enfrentó a lo peor que el pecado podía ofrecer. Significa que se enfrentó a tentaciones por encima de nuestras posibilidades y más allá de lo que nosotros jamás nos enfrentaremos, ya que fracasamos demasiado pronto para llegar a ellas.


Lo que hace aburrida la narración de una historia es el fracaso repetido sin que la trama avance. Para la mejor historia jamás contada, significa que el drama épico de la vida de Cristo nunca se interrumpe, nunca termina en tragedia, compromiso o muerte. Significa que su historia continuará, añadiendo fuerza a la fuerza, capítulo a capítulo, a través del poder, demostrado una y otra vez, de su vida indestructible. Todas las tragedias tienen un final con los cadáveres ensangrentados de todos los implicados en el suelo; pero todas las comedias, de las cuales el Evangelio es la más grande, dejan la puerta abierta a secuelas interminables.


La fidelidad a toda prueba y el carácter inquebrantable, a pesar de todas las apariencias en contra, es la materia de los héroes, como lo atestigua ampliamente el salón de la fama de Hebreos 11. Pero como todo cristiano y pastor sabe por dolorosa experiencia, confesar la resolución eterna de Cristo no garantiza automáticamente ni siquiera la resolución momentánea de nuestros corazones inquietos. Pero en Hebreos 13, especialmente en los v. 5-6, encontramos esperanza y fortaleza para nuestras débiles rodillas. Tenemos su promesa: "Nunca te dejaré ni te abandonaré". Objetivamente, confiamos en que Cristo, nuestro Sumo Sacerdote, tiene ahora el poder y la justificación para librar la guerra contra nuestros pecados mientras intercede ante el trono, impulsando su sangrienta conquista, hasta que todo enemigo de nuestras almas sea puesto bajo sus pies.


La confianza de los cristianos


También nosotros tenemos esta confianza: "El Señor es mi ayuda. No temeré. ¿Qué puede hacerme el hombre?". Como cristianos y pastores, podemos mostrar con confianza afecto fraternal, hospitalidad, visitar a los enfermos y encarcelados, empatizar con los que son diferentes de nosotros, permanecer fieles en nuestros matrimonios, evitar la avaricia y la realpolitik, dar honor donde es debido, y arri



esgarnos a ser quemados, burlados e incomprendidos porque estamos respaldados por el amor, la palabra y la obra inquebrantables e inmutables de nuestro fiel salvador.


Si queremos que la doctrina de la inmutabilidad divina dé forma a nuestros ministerios, no debe permanecer revoloteando y flotando sobre nosotros en las corrientes sin fin de la especulación ociosa, ni golpear el corazón frío como una masa eterna inerte y estática. Por el contrario, debemos permitir que la Escritura la ponga a temperatura ambiente, donde fluye como un líquido vivificante vertido por las manos y el corazón de Cristo.


Publicado con permiso de Credo Magazine


Matthew Claridge es pastor de la Iglesia Bautista Redentora en Grangeville, ID. Tiene un Máster en Divinidad por la Trinity Evangelical Divinity School y un Máster en Teología por el Southern Baptist Theological Seminary. Él y su esposa Cassandra viven en Mount Idaho. Tienen cuatro hijos.

14 visualizaciones0 comentarios

ความคิดเห็น


bottom of page